¿Qué voy a sentir durante y después de?

0
1191

Comparte este artículo en:

Si alguna vez usted ha sostenido un par de imanes en sus manos, ha podido sentir la atracción y alejamiento de los campos magnéticos cuando se juntan. Sin embargo, usted (la mayoría) no puede percibir el campo magnético si solamente sostiene un imán en sus manos. Ni tampoco puede ver el campo magnético. Sucede exactamente lo mismo durante una sesión de Biomagnetismo. No necesariamente las personas sienten el campo magnético o ven algo diferente, pero en ocasiones sí se sienten sensaciones que indican que el campo magnético está causando reacciones dentro del cuerpo. Es imposible decir que se va a sentir de una manera u otra durante y después de cada sesión. Generalmente, durante una sesión, las personas reportan ruidos digestivos (gorgoteo), tirones involuntarios (brazos, piernas, cuerpo entero), sensación de cosquilleo, aumento temporal de dolor, sienten calor, frío, relajación extrema, ansiedad, ven colores vivos o tal vez sólo se queden dormidos, o puede que tengan recuerdos y emociones espontáneos, y mucho más que las palabras no pueden describir. Después de una sesión, puede que sienta un aumento de energía o completamente lo opuesto y sienta ganas de dormir. Quienes viven con gran sufrimiento típicamente distinguen grandes cambios, mientras que otros que no se sienten tan enfermos pero quieren mantener su buena salud pueden tener los resultados opuestos. La curación puede ser imperceptible o evidente por un camino que puede ser placentero o incómodo, por ejemplo, una crisis curativa.

¿Qué es una crisis curativa?

Después de una sesión de Biomagnetismo es común que algunas personas, no todas, se sientan peor en lugar de sentirse mejor. A esta reacción se le llama crisis curativa, lo que significa que su organismo se está desintoxicando o limpiando por sí solo. Si usted lo ve por el lado optimista, indica que algo bueno está sucediendo; su organismo está sacando el veneno que tiene acumulado, independientemente de los malestares evidentes. Esto es algo que no podemos controlar y es imposible predecir si volverá a suceder o no. El organismo tiene 4 maneras de eliminar toxinas: orina, evacuación, sudoración (piel) y a través del sistema respiratorio (ej. estornudar y toser). Algunas personas pueden decir que tuvieron: que orinar y evacuar con frecuencia y que el olor en ambos desechos fue extremadamente penetrante, síntomas como de fiebre, estornudos o tos tal como lo que corresponde a estas formas de eliminación. Otros pudieran tener más deseo de dormir, sentirse emocionalmente sensibles o el síntoma por el cual vinieron se amplificó, por ejemplo, una persona comentó que su psoriasis (problema de la piel) empeoró y después mejoró muchísimo. Estamos tan acostumbrados a tenerle miedo al dolor que es difícil para alguien entender que este es un gran indicio de que su organismo se está restaurando por sí mismo. Lo bueno de esta reacción es que sólo dura por un par de horas, cuando mucho tres días, y en el peor escenario (extremadamente raro) hasta un mes. Una crisis curativa generalmente sólo sucede después de la primera sesión y no tiende a suceder en la segunda sesión. Eso es porque en ese momento su organismo ya ha eliminado la mayoría de las toxinas y se encuentra funcionando adecuadamente en vías de alcanzar salud óptima. Lo único que usted puede hacer para minimizar la intensidad de la desintoxicación es tomar suficiente agua y consumir alimentos nutritivos y ligeros.

¿Se supone que tengo que sentir algo?

 Cuando se trata de sentir algo durante o después de una sesión, algunos pudieran no sentir absolutamente nada. Esto es lo que más comúnmente sucede en la primera sesión. Ya sea que sienta algo o no, el balance bioquímico se está logrando. El hecho es que en cada momento de nuestra existencia, hay procesos fisiológicos que están ocurriendo y usted ni siquiera está consciente de ello. Por ejemplo, generalmente no sentimos que el pelo y las uñas crecen, que el corazón bombea, que la sangre circula a través de nuestras venas y arterias, la extensión y contracción de nuestros pulmones al respirar, que estamos envejeciendo o que nuestras células se están regenerando. Lo más probable es que usted no se da cuenta de lo que está pasando en su organismo, pero ¡está pasando! Es interesante tomar en cuenta que la mayoría de las personas que están en armonía con su cuerpo, especialmente los profesionales del cuidado de la salud, sienten que algo está sucediendo durante la sesión biomagnética. Creemos que si alguien hace el esfuerzo de escucharlo que pasa adentro de su cuerpo, en lugar de pensar en otras cosas, entonces esa persona puede conscientemente percibir más e inclusive ayudarse así mismo a alcanzar sus metas de salud.

¿Porqué algunos sienten y otros no?

El por qué algunos sienten los efectos de la sesión biomagnética y otros no, consiste en tranquilizar la mente, poner atención y reflexionar en su interior. Algunos no tienen idea de lo que es escucharse a sí mismo porque no lo practican, ya que de verdad es algo que nunca se enseña. La situación es que muchos viven sus vidas experimentando estímulos fuertes con pensamientos tumultuosos y dolorosos, lo que dificulta poner atención a alguna otra cosa. Algunas veces las sensaciones de la terapia son más intensas que otras. Por ejemplo, cosquilleos, vibraciones o relajación extrema son efectos evidentes que usted pudiera sentir.

¿Qué encontró – Hay algo malo en mí?

Cuando uno tiene dolor y se encuentra sufriendo, la pregunta inmediata es, “¿Qué tengo y cómo me deshago de eso? En ese momento, usted debe entender que existen muchos factores que causan dolor, sufrimiento y que ocasionan desequilibrios del pH. Entonces, usted se deshace de los desequilibrios del pH a través del Biomagnetismo y la bioenergética. Cualquier lugar en donde un terapeuta coloque un imán representa una distorsión del pH que el imán está borrando. De la manera que un profesional de la salud conteste la pregunta de lo que le pasa a usted tiene que ver con la legalidad relacionada con la práctica de medicina en este campo médico donde no existen licencias. Si una asociación de membrecía privada legalmente protege al profesional de la salud, como es el caso en nuestra oficina, entonces él o ella tiene la libertad legal de decirle en qué se está enfocando cuando coloca los imanes (infecciones, disfunciones, etcétera). Si el profesional de la salud que usted busca no es un médico con licencia, ni tampoco está protegido por una asociación de membrecía privada, su explicación será más en términos generales. Por ejemplo, le pueden sugerir que la raíz de sus problemas de salud son desequilibrios bioquímicos.

¿Cómo adquirí esta condición/infección/problema?

Como lo expliqué anteriormente, las enfermedades se originan por muchas razones: bacterias, hongos, parásitos, virus, toxinas, emociones, trasplantes, transfusiones y elementos del medio ambiente. Una persona puede infectarse de muchas maneras. Los microorganismos están en el aire, en los objetos que tocamos, alimentos, fluidos corporales; básicamente en cualquier lugar donde nos encontremos. La verdad es que es imposible evitar los microorganismos. Razones de más para hacer lo mejor que se pueda en el entorno en el que estamos y pertenecemos y poder vivir una vida de óptima calidad. Otras condiciones son el resultado de obstáculos psicológicos-emocionales. Algunas personas pueden estar tan frustradas y desilusionadas con la vida que esto debilita su organismo y empiezan las disfunciones. Lo cual puedo también crear el ambiente interno apropiado para que los microorganismos se apoderen de su salud. También es posible que algunas infecciones se transmitan por parte de sus padres a través de su torrente sanguíneo durante la concepción, las fases de formación del feto, durante el parto, a través de la leche materna, o inclusive una infección transmitida por el aire en el hospital donde una persona nació.

Facebook Comentarios

Comparte este artículo en: